martes, 6 de mayo de 2008

Invierno Patagónico


Hot Chocolate, première mise en ligne par ParsecTraveller.


Se acerca el invierno y el frío se hace notar.


Se acerca el invierno y la noche invade mi día.


Se acerca el invierno y una bebida caliente reclama su lugar.


Se acerca el invierno y ya se que me tengo que abrigar.


El invierno en mi ciudad es particular. Noches largas, días cortos. Levantarse de noche, acostarse de noche. Bebidas energéticas, bebidas calientes, comidas "fuertes"


El invierno invita a compartir con otros para campear el frío, invita a acercarse un poco más para poder conversar, implica un abrazo para poder "calentar" el cuerpo y hacer sentir calidez de ambiente.


El invierno me invita a tomar un chocolate caliente, como no lo hago en otra época del año, a sentarme en mi sillón, abrazada a mi frazada, a mirar tele acurrucada, a usar medias de lana (tejidas por mi), a desear con todas las fuerzas, quedarme en casa y no salir.


El invierno implica más días tristes, oscuros, a mentenerme "arriba", a invitar a las visitas a compartir la mesa familiar, alrededor del calefactor, a ser complices en la cercanía para evitar tanto frio.


Un chocolate caliente, un abrazo de amigo nos da energías, vitalidad y hasta un endulza un poco mi vida, es la puerta de bienvenida a quién se acercad, a quién regresa del trabajo, a quién necesita un poco de compañía.


El invierno nos congrega y aunque lo suframos, seguro que si no estuviera, lo extrañamos.


El invierno y la patagonia son uno solo. Uno se identifica con el otro. Yo me siento una con ellos. Soy invierno, soy frío, soy abrigo, soy noche, soy tristeza, soy melancolía patagónica, soy un recuerdo incesante, soy lejanía.


Soy patagonia.

8 comentarios:

Alguien soy Yo.. dijo...

ayy!!!
cuando vi la imagen, me derretí!!..
jajaj sabes que mi pasión es el chocolate!..
Y si asi son tus inviernos, me gustan!!..
Además que, ehm, prefiero el invierno al verano!!!..
Pero es verdad eso que el frio, hace tmb frias a las personas..

bueno, un besote y un abrazo!!

Puckis dijo...

no puedo durar un rato
sin pasar por aqui
por que cuando miro miles de post
que leer! u_u
pero yo por mala fan!

todo que por aca el clima ha sido
siempre bien loco
ayer hacia un caloron!
y hoy llovio!

María Narro dijo...

es tan raro, mágico y maravilloso sentir como allí empieza el invierno y aquí el verano. Son sensaciones tan opuestas que es una maravilla.

un abrazo.

Penélope dijo...

Bueno, el chocolate me encanta; tengo delirium tremens si no lo tomo a menudo, pero del invierno, ni hablar. Yo debí de haber nacido en un país más cálido (y no cambio Galicia por nada pero a veces echo de menos el calor). Aquí en España ya comenzamos a tener buen tiempo. Todo es cíclico, el tiempo también. Mi tía,la de Argentina, acaba de venir de ahí, del veranillo y ahora aquí con un 2º verano. Esa sí que se lo monta bien.Adoro tumbarme al sol en la playa, bueno en una playa de aguas cálidas, porque las de aquí de cálidas, na de ná. Ibiza, Menorca, Mallorca, con ideales. Otro día cuelgo algunas fotos de mis viajes a esos lares.
De todas maneras, hay días en invierno que he sentido lo mismo que tu acurrucada dentro del calor de una buena manta y con un mate, un té con leche, un chocolate ,... algo calentito.
A lot Bicos.

raizen dijo...

Claudia, en algún lugar sobre las nubes está el sol brillando. El invierno es duro, aunque tambien sirve para escribir reflexiones como ésta que acabas de hacer.
Lindas letras.

Un abrazo y que ese chocolate te dé mucha energía :)

Maria Cristina dijo...

yo ya traigo los efectos del invierno estoy con un resfrio que me tiene mal, abrazos amigos y mucho chocolate para que esten fuertes nuestras defensas

un monton de palabras dijo...

se me antojo tanto ese chocolatito! y con el calor que hace por aca en plena primavera
hermoso...

Miguel Schweiz dijo...

Uf Clau, nosotros que estamos por empezar el verano... y me has hecho vivir esa sensación de cobijo, de cristales que dan al frío, a la lluvia y uno del otro lado, en el confort de lo tibio, en una bebida caliente, compartida. Sensación de nido.

Y para colmo Patagonia... huy, brrrr qué frío...:)

Besitos