martes, 29 de mayo de 2007

Sin invitación


Llegó sin querer,
sin pedirlo,

sin planearlo,
sin aviso.


Su llegada impactó,

no se puede entender.

Tanto cuidado,
tanta consideración.


Se miraron,

se angustiaron,

se sentaron a pensar

a decidir, a calcular
cómo lo iban a concretar

Es un regalo impensado,
es un regalo adelantado.
Es un futuro plan ya cumplido

aunque hoy haya sido inesperado.


3 comentarios:

*-Sabri-* dijo...

las cosas inesperadas hacen que el corazon de un salto tan alto que cuando cae toma una posicion totalmente distinta... y eso se siente... se siente lindo

María dijo...

Es un regalo... llevás razón.
es un regalo siempre.
Un beso.

Spe dijo...

hey muy lindo poema, y que gran bendición.
saludos!!