sábado, 26 de mayo de 2007

Cuando el dinero no es lo importante...




Hoy recordaba una de mis clases más importantes a la hora de dictar Economía y es cuando hablamos de necesidades humanas.

A la hora de nombrar necesidades, mis alumnos se deshacen en ejemplos que son comunes para la mayoría de las personas: alimentos, vivienda, salud, educación, vestimenta,etc. Pero siempre hay una persona en las clases que les brinda otra mirada a lo que están planteando y sale con cosas como sexo, amor, perdón, respeto, fe y alegría.

Claro, a la hora de pensar en un bien o servicio para satisfacerlos es fácil decir que para el hambre con alimentos lo soluciono; para la falta de viviendas con una casa aunque me la done el estado me sirve; que para tener una buena salud necesito tener buenos médicos; que para una buena educación, necesito buenas escuelas y buenos docentes; que para vestirme necesito ropa. Claro, son respuestas obvias.

Pero a la hora de responder que necesito para satisfacer mi necesidad de amor... empiezan a dudar y surgen respuestas como: amigos, pareja, hijos; qué necesito para satisfacer mi necesidad de perdón: arrepentimiento sincero, y a la necesidad de respeto: gente que me quiera, que me escuche; a mi necesidad de fe: algo o alguien para creer, confianza plena en ese alguien....

Claro... con economía mucho no tienen que ver estas respuestas. Porque siempre estamos hablando de necesidades económicas y de bienes y servicios económicos.

Pero a la hora de ver si la persona tiene que ser plena cómo tiene que hacer, siempre llegan a la conclusión que no todo se puede pagar con dinero. Que en algunas necesidades en las que hay que mostrarse uno mismo tal cual somos y es más importante nuestra compañía, nuestras palabras, nuestros gestos que nuestro ingreso mensual.

Todo el dinero en el mundo no haría a un hombre feliz. Esa es una hipótesis que creo verdadera y no necesito comprobarla. Si facilita la vida, pero no la hace plena. Me ayuda en mis necesidades básicas, pero no en mis necesidades del espíritu. El dinero no es lo importante a la hora de amar, de charlar, de establecer vínculos, de escuchar, de sentirse alegre...

Ojalá mucha gente aprendiera esto, y volviera a reveer su vida para planificarla nuevamente de acuerdo a estas inquietudes.


Pd: Verán que obvié cómo satisfacer la necesidad de sexo. Ellos me dieron miles de respuestas. Dejo a consideración de Uds cuál consideran correcta. Así no me meto en líos ni me pongo colorada.


Powered by ScribeFire.

2 comentarios:

Zegim dijo...

El dinero no soluciona, pero ¡cómo ayuda!

Claro que cuando se tienen claras las necesidades, es más fácil saber cómo satisfacerlas y lidiar con ellas. Pero sí es bastante difícil, hay necesidades que hacen lo que pueden para aparentar ser más importantes de lo que en realidad son.

Raizen dijo...

Lo económico siempre será importante. Una persona que le escasean los recursos pues ¿como se le puede pedir que ande por la vida feliz si no tiene para cubrir sus necesidades básicas?...Con respecto a las necesidades de amor, creo que lo primero es amarse a sí mismo tal y como una es y partiendo de allí, es seguro encontrar a la persona indicada para la satisfaccion sexual. Nada está separado de nada.
Que el dinero no es lo más importante, en eso estoy de acuerdo, tan sólo es necesario... Como ves ha sido una visita larga a tu "casita", por ahí volveré... Saludos Raiza