domingo, 6 de mayo de 2007

Los cambios siempre son buenos....



Tenemos 8760 horas para vivir en el año, de esas 2920 ocupamos aproximadamente para descansar por las noches, la misma cantidad para trabajar diariamente. Nos quedan 2920 horas libres al año ¿En qué las empleamos?

Hoy estuve pensando en ese tema... y todo porque siempre voy dejando cosas para hacer el fin de semana, suponiendo que por ser sábado o domingo le voy a dar tiempo y las voy a terminar. Siempre pasa que todo lo que dejo para los fines de semana, nada se termina. A veces ni siquiera puedo lograr ponerme a trabajar en lo que quiero. Claro, yo hablo de cosas que planifiqué con tiempo y que se supone que por eso las voy a tener que cumplir si o si.
Buscando una respuesta a este menudo problema me di cuenta que siempre los fines de semana en casa fueron muy particulares. Siempre aparecen cosas que nadie piensa que van a aparecer y siempre andamos tapando "agujeros" que no sabíamos que existían y apagando fuegos que menos esperábamos. Y así se me va el día, intentando, pero no logrando.
Una de las cosas que si pude hacer hoy fue poner en orden mi cuarto. Tarea un tanto dejada de lado por semanas, sobre todo por el esfuerzo que implica tener que mover toneladas de libros y revistas para limpiar y sacar pelusas y polvo y todo cuanto pueda aparecer debajo de ellos. Pero hoy hice eso y además cambié de ubicación algunos muebles. Dicen que siempre es bueno cambiar de lugar los muebles, le da a la habitación un aire renovado, aunque siga siendo la misma de siempre.
Entre todos los papales que encontré, habían unas fichitas que yo suelo usar en catequesis. Fichitas tan usadas, pero tan olvidadas al mismo tiempo! En una de esas, aparecía algo así como ¿Cuánto tiempo dedicas para ti? ¿Cuánto tiempo dedicas para los otros? ¿Cómo aprovechas tu tiempo libre? y claro, el dibujo de un reloj grande en el medio de esas frases. Que casualidad, justo yo pensando en el tiempo. Ahi hacian otros cuestionamientos que yo no me hacía.... qué era cuánto tiempo usaba en mi y cuánto para los demás.... Hacer ese análisis resulta fácil, porque realmente me dedico muy poco tiempo y si mucho para los demás: a mi familia, a mi escuela, a mis alumnos, a mis amigos, pero muy poco a mi persona. Es fácil reconocerlo, lo complicado es como solucionarlo. Aunque creo que con la creación de este blog ya hice algo importante por mi y al menos dos horas por día, me dedico a pensar en mis sentimientos, en mis vivencias, en lo que me gusta, en lo que me duele. Creo que es un buen comienzo. Aunque tengo mucho por hacer todavía!
Bueno, voy a seguir aprovechando mis horas libres! y voy seguir escribiendo por aquí!!! Hoy hay otras cositas que quiero compartir....




2 comentarios:

Nini dijo...

Ufff yo uso muchas horas para dormir.. mas o menos las mismas que para trabajar... para viajar unas dos o tres, depende el dia... 3 para comer durante el dia... el resto para trabajar en mis cosas personales... cocinar, hacer aseo! Ufff pero siempre anda uno pensando en que emplearlo en algo "productivo" Pero mientras que hagamos lo que nos gusta hacer, y dedicamos tiempo para lo indispensable...

Si bien, es cierto que el tiempo no puede volver atras... pasa y no perdona...!

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Es verdad... mientras uno haga lo que quiere y le gusta, todo bien!
Yo busco momentos para hacer lo que me gusta... a veces escasean... por eso tanta pregunta sobre el uso de mi tiempo...
A veces hasta me da pena tener que hacer siesta, porque desperdicio algunas horas de mi vida durmiendo, cuando podría hacer cosas diferentes...
Pero es lo que hay!!!

Besos!