miércoles, 25 de abril de 2007

Pequeños pasos compartidos


¿Alguien sabe cuánto cuesta llegar a cumplir un sueño deseado?
Creo que todos caemos en la misma respuesta: mucho esfuerzo y perseverancia.

Es cierto, todo se puede conseguir, hasta el sueño más inmenso, si logramos comprometernos con él y desear con todas nuestras fuerzas poder lograrlo.

La esperanza siempre tiene que estar, la visión de nuestro alrededor también.

Hoy en una reunión, hablamos de la "Metodología de los pequeños pasos". Cómo podemos llegar a cumplir nuestros sueños, con el solo hecho de ir cumpliendo pequeñas metas, chiquitas, simples. Como un gran sueño, puede traducirse en un montón de pequeños pasos que pueden hacer al final del camino que nuestra vida sea aun más completa.

Así tendríamos que encarar nuestra vida, como que nada resulta imposible, como que todo lo podemos conseguir más allá de nuestras fuerzas.

Yo a esta metodología la renombraría y la llamaría: "la metodología de los pequeños pasos compartidos". Obvio, no podemos caminar solos en nuestro proyecto, no podemos dejar de pensar en el otro mientras avanzamos por la vida. El compartir hace más simple la tarea, aliviana la mente y nos permite descansar en el otro y asi, mutuamente seguir caminando, avanzando de a poco, de a pequeños pasos"

No sentirse solo en el camino es más que importante: una palabra, un gesto, un abrazo, un simple guiño de ojos, una atención te reaniman el alma y se convierten en el combustible necesario para avanzar.

Solos se puede llegar, pero vale la pena llegar al final del camino sin poder compartir con nadie nuestra alegría? Sería una alegría plena? Creo que no.... Ojo, aquí no se habla solo de parejas, sino de amistades, de familiaridades, de complicidades, que son necesarias a lo largo de nuestro andar; otros hablaran de compañía divina, es otra forma de andar.

Caminar de a pequeños pasos, cumpliendo pequeñas metas y de manera compartida, para hacer más liviana la carga. Dejar una huella, mientras caminamos también es importante... que nuestra marca quede impresa en el camino de la vida.

Necesito complicidades.... sentirme acompañada, querida, necesitada...necesito sentirme amiga y que soy necesaria en una vida, quisiera compartir mis pasos... alguien me necesitará?

2 comentarios:

Nidia dijo...

Caminar de a poco es lo que nos hace llegar a las metas que nos proponemos. Y aunque a veces se retrocede, es cuestión de aprender en el camino, esas "complicidades" ayudan a que podamos levantarnos y retomar el rumbo.

Tu compañía, estoy segura que es necesaria para muchas personas, porque eres un pilar que siempre esta acompañando, que siempre sirve de apoyo para poder levantarse.

Gracias por ser ese pilar para todos nosotros.

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Gracias Ni...
Estos días pensaba en cuál es la misión que cada uno tiene en este mundo... y pensé en eso... ser sostén, ser pilar... no creo haberme equivocado :)
Te quiero mucho

Clau