miércoles, 18 de abril de 2007

Corralito de emociones


Te frenas, te limitas, te callas
no hablas, no te permites pensar,
no te permites sentir,
no te permite soñar
por no ofender a los demás,
por no lastimar a los demás.

Eres hielo en apariencia,
eres mármol en tu expresión.
Encerraste tu corazón
para que no tenga distracción.

Esclavizaste tu alma,
para sentirte aceptada
no la dejaste ser
y hoy sufre de frustración.

Encerraste tu espíritu,
se está pagando tu luz interior
Lo despojaste de fiesta,
de esperanza y de color.

Cuando tiendas la mano,
y mires frente a frente
recuperarás nuevamente
aquel gusto a vida encendida.

No te aisles, comparte vida.
Crece día a día,
libera tu alma herida.
De a poco y sin apuro,
volverás a sentirte vivo,
volverás a sentirte libre,
volverás a vivir sin límites.


1 comentario:

Nidia dijo...

Otro poema lindo... Y decías que no sabias como hacer para crear algo lindo de la nada... Aunque ya sabemos que los disparadores ayudan! Abrazo, en esta ocasión, por este lindo poema!