miércoles, 31 de octubre de 2007

Y las palabras maduraron...

Mis palabras tienen movimientos propios. Solieron descontrolarse y desbarrancarse cuando mi alma necesitaba urgentemente algo que la contuviera. Necesitaban desbocarse para dejar espacio dentro mío y poder hacer descansar a mi corazón herido, que necesitaba recostar, descansar y recuperarse de sus heridas. Eran látigos que salían de mi boca, que se transportaban a mis dedos. Látigos que golpearon, pegaron, lastimaron y que descontroladamente recorrían muchas vidas, muchos de mis días. No tenían contención, solo tenían emoción, dolor y mucha bronca.

Hoy no necesito sacar tantas palabras de mi vida. Mi alma descansa tranquila en las palabras de afecto que mucha gente me dio. Mi vida se ha tornado tan tranquila, que ya ni piensa en desbocarse, en alocarse o en transformarse en veneno puro que inunde alguna razón. Hoy son palabras medidas, meditadas, muy pensadas y muy sentidas, pero no por eso dejan de ser sinceras. Mis palabras tuvieron la cualidad de decir siempre la verdad que mi alma quiso expresar, a veces las edulcoré un poco para no ser tan dura, para no lastimar más de lo que lo había hecho, para no decir palabras demás y de las que después podría arrepentirme. En su momento mis palabras tuvieron un destinatario claro, con el tiempo mis ganas de responder fueron desapareciendo y empecé a mirar a mi alrededor y a dedicarle frases a mi vida. Hoy ya no hay destinatario, por más que alguna piense lo contrario, ahora hay mucha creación detrás de cada texto, mucha espontaneidad que se dirige a otros destinos... Hoy mis palabras tienen un sentido y tienen un lugar... ya no vuelan desbocadas por el aire... tratando de encontrar donde parar. Hoy son como caricias, como manos que abrazan, dulces sonidos que envuelven corazones, hoy son consuelo, son apoyo, son calor... y ya no son desolación.

Las palabras fueron cambiando conmigo, fueron creciendo, fueron madurando, hasta fueron encontrando su lugar a medida que yo me iba encontrando... y hoy soy asi, la misma que fui entonces, que no dice palabras sin pensar, porque ellas tienen donde estacionar, donde posarse para descansar y con tranquilidad poderse completar. Ya no buscan lastimar, solo pueden llegar a decir adios y no sentir rabia, sino alivio porque ha aprendido que todos merecen su espacio y todos merecen su vida, inclusive yo misma. Nadie puede vivir atado a mis palabras, ni preocupado por ellas... porque no viviría realmente, viviría esclavizado... Hoy les gritan Libertad, para que abran los ojos y se sientan libres... pero ya no pueden ayudar más... y si el tiempo se acabó, nunca fue esa su intención.

Ni dagas, ni espadas, ni sal en las heridas, ni espinas en el alma... simplemente palabras.

Powered by ScribeFire.

7 comentarios:

Maribel Sánchez dijo...

Suele pasar que de tantas palabras como disponemos y sabemos hacer danzar sobre el papel, muchas veces nos faltan para agradecer algo o a alguien, suele pasar que todas son pocas y tantas no dicen nada.

Un gran beso Clau y buen fin de semana.

muxica dijo...

Doy toda la razón a tu precioso texto. Las palabras no son de nadie, son del aire.
Me encanta como escribes. Se libre y disfruta con tus letras. Las mías tampoco son de nadie, sólo cosas mías que salen juntado palabras y sentimientos.
Un beso

* R e N a * dijo...

llegué a este blog por el título, es que estoy OBSESIONADA con la película, LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ, así que me gustó el título de tu blog :) saludos!

Belinda Morquecho Chavez dijo...

hola wwoowwww que chido post, en verdad es maravillos y si tienes toda la razon nadie puede callarnos y sentir y decir lo que uno quiere

Anónimo dijo...

Es útil eso de canalizar emociones a través de las palabras:escribir ayuda a deshagogarse,incluso creo q hay veces en las q hasta ayuda a pensar, no? .A veces,cuando uno relee lo q escribe despúes de un tiempo puede darse cuenta de muchas cosas...q tema complicado el de las palabras !!porq el significado cambia según quién las interprete...finalmente es uno el q decide cuales usar para cada ocasión (usamos las q queremos o las q podemos)En fin...q bueno es poder usarlas también a través del corazón, cuando nuestra boca calle.te suena?.BESOTES, LAU

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Maribel: Las palabras danzan sobre el papel formando figuras para los demás. A veces no se pueden distinguir, otras son más faciles, pero siempre es bueno poder disfrutarlas... Gracias y que tengas buen Fin de semana también!
Muxica: Intento ser libre y no depender de la opinión de nadie ni del gusto de nadie... a veces necesito que opinen, pero que me dejen la libertad de escribir y de sentir, sin estar frenándome o acotándome... además como dijiste y muy bien... las letras no son de nadie... Cariños! gracias por pasar!
Rena: Que bueno que te guste tanto esa peli! yo no la vi... pero si me lei el libro completo, por eso me quedó tan grabado este titulo.. además que tiene que ver con lo que escribir aqui... las palabras se las lleva el viento... aqui... todo esto, el viento se llevó... Saludos! Vuelve pronto!
Beli: Tienes toda la razón Beli! Ojalá se dieran cuenta!
Lau Almita: Escribir es terapeutico, ya que anduvimos hablando del psicologos y esas cosas. y es verdad todo lo que decís... las palabras cambian con el tiempo... a veces para bien, otras no tanto... por eso no debemos hacernos los interpretadores fieles de las palabras de una persona... porque no sabemos en que circunstancias fueron escritas... Saludines!!!

Besos a todos!
Cuidense!

Clau

Ali dijo...

HOla claudia..

Te cuento que llegue a tu blog buscando imagenes en google para el mio.. y dbo decirte... ME ENCANTó!!

tus palabras son hermosas, creeme qe de a poco iré leyendo todos tus post... son bellos... logras con tus palabras demostrar todo lo que sientes... creo yo...

muchos saludos

ali

pd... bello tu blog :)