miércoles, 22 de agosto de 2007

Sobre tus espaldas...

Hombre

Tus espaldas son anchas y soportan hasta el más pesado sufrimiento que has tenido. Soportan al amigo, al enemigo, al que ignora, al que molesta, al que traiciona y hasta aquel que ni piensa que es un peso en tu vida.

Tus espaldas están marcadas, con cicatrices, designios de una vida que complica y que palpita: pisadas de un amigo que ha tenido que sostenerse en su desdicha, rasguños de un amor iincomprensible que con toda su pasión ha dejado su seña y su dolor, golpes de caidas que has sufrido empeñándote en crecer y en vivir, quemaduras del dolor que te ha causado una traición.


Tantas señas, tantas marcas que te hacen único e irrepetible a la luz de esta vida. Son tus huellas de identificación, que no dan lugar a confusión. Ellas son señas y límite que guia tus pasos indicándoles donde ir, qué no hacer para no tener que volver a sufrir otro rayón.


Fortaleza, dureza, sostén. Espaldas ardientes, espaldas vigorosas, refugio del que sufre, campo donde se bate la amistad, entre abrazo y abrazo....

Blogged with Flock

3 comentarios:

*-Sabri-* dijo...

Guau! cada dia me sorprendo mas con lo que escribis!

Nuestras espaldas son muchisimo mas fuertes de lo que podemos imaginar... y hasta a veces las subestimamos... pero es increible lo que pueden llevar... hasta logran sostener lo que sentimos que no podemos, ni podriamos nunca.

que lindo clau!!!!
te mando un millon de besos gigantes!

Mi blog te extraña :( :$

Puckis dijo...

ay hommbre! (suspiro)

Belinda Morquecho Chavez dijo...

hola que hariamos sin ellos, a mi me fascinan
saludos