viernes, 17 de agosto de 2007

En el olvido....


Tantas me esfuerzo por recordar, por traspasar a mi mente cada episodio vivido, cada fotografía de las personas que he querido, tanto esfuerzo para no sentirme olvidada, para dejar una huella en las vidas...que hoy el solo hecho de esforzarme nuevamente para mantener presente en mi vida ciertos hechos, que hasta me resulta sufriente.

Nadie se puede echarlos de la vida tampoco, sacarse de encima el problema menos, echarle por tierra, cubrirlo de escombros. No, no sirve, porque asi nada desaparece y cuando menos lo pensamos, aparecen nuevamente, dejándonos ese gustito a fracaso. por algo que nos propusimos y no pudimos conseguir.

Pedirle a un ser superior que nos de el don del olvido, no es lo mejor. Con la persona que olvidas, se termina yendo parte de tu vida, parte de tus recuerdos, parte de tus proyectos. Un pedazo de tu vida, tirado en el abismo de la nada, un hueco en tu corazón, que resulta dificil de llenar....

Se van colores, se van paisajes, se van palabras, se van historias, se van sentimientos, se van placeres, se va la vida... se va tu vida.

En fin, el olvido no es solución de nada. El olvido simplemente es un remedio que después termina siendo peor que la enfermedad... porque vuelves a cometer los mismos errores de entonces.

El olvido, es no querer reconocer que nos hemos equivocado alguna vez, y no querer hacernos responsable de una parte de nuestra historia, que agradable o no, le pertenece. Agradable o no, nos dice lo mucho que nos equivocamos o lo mucho que acertamos.

Tenemos que reconocer que hay gente que formó parte de nuestras vidas, que aunque los hayamos sufrido, dejaron una huella y que pudimos aprender de ellos, lo mejor que nos pudieron dar, aunque no sea lo que más hubiéramos querido.

Tenemos que reconocer que alguna vez actuamos sin pensar, nos equivocamos y que aunque no hayamos reparado el hecho, no debemos volver a equivocarnos o al menos debemos intentar no hundirnos con nuestro olvido.

El olvido, tan hablado, tan sufrido, tan mal usado y tan maltratado. El olvido tan clamado, dotado del milagroso don de solucionar los problemas, pero tan desconocido en sus consecuencias, que nadie imagina lo que puede ocasionar.

No me olvides, fui parte de tu vida; no te olvido, dejaste una huella profunda. No olvidemos que la vida siempre nos da una revancha.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola Clau!Coincido en q no hay q olvidar, hay q ACEPTAR las cosas q nos pasan , y tratar de rescatar el lado positivo, además todo sirve de experiencia, hay q aprovechar lo aprendido y lo vivido y tratar de no cometer los mismos errores una y otra vez.....además olvidar no es tan simple, solo podemos cambiar la forma de pensar q tenemos con respecto a lo q nos sucedió, y vivir en el presente sin perder las esperanzas.....besitos, LAU(alma)

Belinda Morquecho Chavez dijo...

hola, wow que hermoso y si tienes mucha razon y nunca dejes de sonreir y mucho menos de sonreir