jueves, 14 de junio de 2007

Los caminos de la vida....


Regresar a casa siempre es un tema rutinario. Volver en taxi o volver en colectivo o volver caminando siempre por las mismas calles.

Hoy tuve que hacer unos trámites por otro lado, muy diferente a lo que habitualmente voy y me obligó a regresar a casa por otro camino. Caminé todo, con asombro y cierta curiosidad, porque aquel camino, que yo se que existía; que antes, alguna vez solia recorrer... hoy era totalmente distinto. No porque hayan cambiado las casas, sino que habian detalles que a mis ojos eran "nuevos": un color diferente, una construcción nueva, veredas dónde antes no habían, autos nuevos... negocios nuevos. El camino de regreso se hizo corto, ameno y sin desperdicio. Realmente fue un gran regreso a casa.

Dirán que son pequeñeces, pero haber visto todo esto me hizo pensar en la vida y como muchas veces la llevamos por carriles rutinarios, esperables y muy previsibles. Esta rutina nos cuesta, nos hace todo más pesado, más aburrido y hasta más cansador. Tenemos un objetivo o varios... y llegar a ellos se puede volver algo tormentoso, por no cambiar la manera de hacerlo.

Y si simplemente decidiéramos hacer algo diferente a lo que hacemos normalmente?

y si decidiéramos ver cómo estamos llevando nuestra vida y ocasionar pequeños cambios en ella?...

Todo sería diferente, nos permitiría "ver con ojos nuevos" todo aquello que siempre vimos normal, sin cambios. Veríamos novedades, cosas que no esperábamos, detalles que nunca tuvimos en cuenta. Es ponerle un poco de sal a la vida, sin salirnos del objetivo que queremos cumplir...

Para cumplir un objetivo, sea el que sea... muchas veces se hace necesario cambiar de camino o cambiar detalles en nuestro viaje.


"Los caminos de la vida son muchos, hay que saber elegirlos y tener presente que nos llevan al mismo lugar pero con diferentes visiones. Debemos evitar la rutina...."

Powered by ScribeFire.

2 comentarios:

Zegim dijo...

Cierto. Una buena manera de ver algunas cosas en nuestras vidas que se nos escapan por lo cotidianas que no son es pedirle a alguien más que nos describa un poco. De ese modo es posible que nos encontremos con cosas inesperadas.

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Esa es otra forma! No se me había ocurrido eso... Gracias! Igual ya la estoy poniendo en práctica... aunque la persona me tiene que conocer bastante... y son poquitos jeje

Clau