martes, 5 de junio de 2007

Confusión





Recorres tu vida pensando que está bien armada, bien hecha. Aparentemente nada alrededor tuyo te dice que algo anda mal, todo lo contrario, te va mostrando paso a paso que las cosas son simples y funcionan bien.

De repente asaltan tu vida, sentimientos diversos, que surgen de las típicas relaciones humanas, esas que se disfrutan, esas que te van matando, esas que te lastiman.

Quieres olvidar personas, quieres sacarlas de tu vida cuanto antes, porque tu cabeza te dice que es lo mejor; pero te ves extrañándolos, recordándolos, deseando tenerlos cerca tuyo.

A pesar de poner en la balanza lo bueno y lo malo, y que lo malo pese más, sigues poniendo delante solo lo malo y dejando de lado lo bueno, deseando lo que no debes desear.

No te importa que te humillen, lo que te importa son solo los buenos momentos pasados; no te importa que te ignoren, lo importante es que alguna vez, muy a lo lejos, dijo disfrutar de tu compañía.

Contradictoria, claramente contradictoria. Eliges lo malo, te atrae lo malo, lo que no te hace bien, dejando de lado todo lo bueno que te entrega la vida.

Te encuentras diciendo algo hoy, y mañana ya te estás desdiciendo...

Te encuentras diciendo que hoy estás sola... pero al rato vives diciendo que agradeces la compañía de muchas personas...

Te encuentras diciendo que tienes que ser libre y te encuentras atada a un sentimiento, a las personas y a sus problemas.

Te encuentras diciendo que todo está bien, pero las lágrimas no paran de correr por tu rostro y tus brazos ya no pueden con sus fuerzas.

Te encuentras diciendo que todo va a ir bien, pero tienes el corazón compungido, lleno de dolor, porque aun no puedes con tu vida.

Te encuentras diciendo que estás triste y a los cinco minutos ries sin control.

Te encuentras sintiéndote totalmente apabullada por las multitudes, pero cuando estás sola, vives añorando la compañía, las risas, las voces de todos...

No quieres estar sola, pero estás haciendo lo posible para que nadie se te acerque.

No quieres que jueguen contigo y sigues metiéndote en la boca del lobo, para beneplácito de unos pocos.

Quieres ver a las personas felices, pero recuerdas el mal hecho e inmediatamente se instalan en tu mente sentimientos poco armoniosos y poco amistosos.

Dices que sentir culpa no es bueno, pero haces lo posible para que lo sientan así...

Dices que tu vida es buena, pero vives llorando tus desgracias por ahi...

Dices tantas cosas, haces tantas cosas que si me pusiera a controlarte, diría que realmente eres una mujer confundida, que vive de sus mentiras.

No es solo cuestión tuya, es normal en nosotros, los seres humanos, tener momentos de plena confusión: de decir y de no hacer lo que decimos...

No es hipocresía porque muchas veces lo sentimos realmente asi y es parte de los duelos que vamos atravesando, es parte de la vida que vamos poniendo para que nuestros problemas ya no estén con nosotros....

La confusión siempre está, es el papel nuestro ayudarla a que desaparezca y que no nos afecte tanto.

Mejor pensar bien las cosas, antes de hablar, antes de actuar porque casi siempre nos quedamos enganchados en situaciones muy confusas... y no es que estemos mintiendo.... solo es estado de confusión, de no claridad.




Powered by ScribeFire.

2 comentarios:

María dijo...

Clau, la vida es así y tu reflexión sólo demuestra que estás viva, que sientes, que piensas.
Hay que equivocarse para arender, estar confundida para vivir, para seguir.
La vida es así.
Un besazo.

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Si, María... todo eso lo voy aprendiendo. Se que mis contradicciones de hoy son mis seguridades de mañana. Tengo que vivir con ellas, porque con ellas voy aprendiendo, voy discerniendo como viene la jugada en esta vida.
y si... la vida es así, aunque me duela.
Esa es otra contradicción, porque no me gusta el dolor, pero lo tengo que aceptar...
Besitos

Clau