lunes, 30 de julio de 2007

Lagunas mentales

Suele pasar con muchísima frecuencia, más a medida que pasan los años que la memoria comienza a fallar. Para ser un poco más piadosa, diría que más que fallar, la memoria se empieza a volver un poco más selectiva. Recordando solo lo que quiere recordar.

Suelo ir a un lugar a buscar algo y cuando llego, ya ni me acuerdo que era. Doy vuelta sobre mis talones, miro, registro y nada... mi memoria me jugó una mala pasada y por más esfuerzos que haga no me acuerdo y pueden pasar dias hasta que logre saber qué era lo que realmente buscaba. Claro, generalmente cuando me doy cuenta y lo encuentro, ya ni lo necesito.

Otras veces me piden varias cosas al mismo tiempo, recuerdo la mayor parte y la otra parte, más que recordarla vagamente, me la olvido olimpicamente. Como si nunca me hubieran dicho nada, como si nada hubiera pasado por mi mente.

Otras trato de recordar situaciones que hayan ocurrido en mi vida unos meses anteriores, y no puedo. Trato de recordar si tal o cual persona me dijo o hizo algo, y a veces, ni recuerdo. Y son hechos! cosas que se supone que debo registrar con más frecuencia en mi memoria.

Otras, en la vorágine del trabajo me dicen varias cosas al mismo tiempo y me quedo tildada tratando de recordar qué es lo que me dijeron todos . Es como que mi cerebro marcó ocupado y no registró nada de lo que me dijeron tan de golpe.

Ay, mi memoria! Que recuerda caras, recuerda todo lo que lee, que recuerdo un sin fín de cosas que nadie recordaría, pero cuando tiene que recordar algo a corto plazo, no lo hace. A veces hasta parezco loca, hablando sola y tratando de recordar cada paso que hice, recorriendo los lugares para que alguna señal me indique lo que tanto estoy buscando...

Por eso digo que mi memoria es selectiva, lo que le sirve lo guarda y lo que no es tan util, lo termina tirando al olvido.

Yo dije que todo se debe a que van pasando los años, en realidad un médico me dijo que tiene que ver con el stress o con el cansancio que uno puede tener en determinadas épocas del año o en determinados días que fueron muy duros. Ni vitaminas, ni energizantes, ni memorizantes, simplemente tranquilidad, simplemente un poco de paz. Porque en vacaciones estoy fenómeno! Será que ese es el estado ideal de mi persona.

1 comentario:

Nidia dijo...

El estres suele ocasionarnos no poder memorizar series de cosas, listados, fechas, o hasta donde dejamos las llaves! Es tan comun eso, pero es cuestion de no darse demasiado contra la pared por eso, y de 'acostumbrar' a la mente a que retenga esa informacion... Siempre pasa despues de unas lindas vacaciones, no te parece???