miércoles, 25 de julio de 2007

Alma dormida

Estuvo pensando...
No hubo nada, no encontró nada,
solo vacío, solo un desierto,
sequedad interior,
que resquebraja las paredes
de su existencia.

Estuvo buscando...
Solo vacío, ya no hay palabras,
no hay significados
que nutran su día.
Silencio, mudez interior.

Alma dormida,
hasta nuevo aviso.


Pd: Este texto fue escrito casi después que el anterior, por eso el mismo sentimiento. Hoy en la escuela estuve garabateando algunas cosas y algunas ideas ya vinieron a mi mente.

1 comentario:

Raizen dijo...

De vez en cuando es favorable atravesar los desiertos de la mente, eso nos fortalece el espiritu, asi que, cuando sientas que no hay nada que decir pues no digas nada y ya!!! Cuando menos lo esperes regresan las ideas y los significados. Disfruta esos instantes de silencio, no hay ideas pero estás tú, tu esencia...
Un abrazote