jueves, 8 de noviembre de 2007

Profundidad que deja huella




Profundidad que deja huella, originalmente cargada por Oscar Ponte.


Mi profundidad interior busca profundidades que algunos amigos ya no me pueden dar.

Alguna vez las busqué y ahí estaban, ahí las disfrutaba, ahí me completaba. En ellos, me confiaba. Hoy las busco y ya no están ahí, son otras las posibilidades que acuden a mi encuentro.

Hoy mis profundidades no necesitan de tantas palabras, ni de tanta rétórica. Necesita simplemente encontrar quién la llene, quién haga que sea un Uno conmigo misma. A pesar de todo, se están volviendo más exigentes, no todo me sirve ni me hace plena.

En lo profundo de mi alma hay un pequeño lugar está el recuerdo de todo lo que han dado, guardado ahi, atesorado ahi. Que hoy no seas lo que necesito, no significa que no te tenga en mi recuerdo.

Mis profundidades buscan constantemente otras profundidades, van pidiendo un poco más cada día, van exigiendo encontrar lo que realmente necesito para seguir pensando, seguir reflexionando, seguir analizando sin perder la certeza de que cada día voy a ir explicando un poco mejor mi interioridad, eso que tanto vivo pero que muy pocas personas conocen.

Hay personas que me ayudan, que me acompañan en estas profundidades y juntos caminamos, sentimos, idealizamos, soñamos, discrepamos, analizamos, teorizamos, reflexionamos y conocemos un poco más de la realidad.

Cuando mi profundidad y tu profundidad están al mismo nivel, siempre buscamos discrepar, asi volver a buscar como equilibrar.

Profundidades que marcan, que dejan una huella en el camino de mi vida.....

5 comentarios:

Zegim dijo...

No se puede ser superficial cuando se trata de amistad.

raizen dijo...

La amistad más profunda la tenemos con nosotros mismos :)
Lindo post Clau, un abrazote

Belinda Morquecho Chavez dijo...

hola hay que dificil es encontar la profundidad de nuestros sentimientos

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Hola a todos :)
ES cierto la superficialidad no se lleva bien con la amistad, coincido totalmente y menos si se trata de querernos a uno mismo. Es una búsqueda constante de ver nuestras profundidades y no tenerle miedo...

Saludos y besos

Clau

caminante dijo...

a veces una huella es como parte de un sentimiento, de una sensación que dice adios. volteamos la mirada mientras avanzamos y allí está, con los ojos llorosos diciendonos adios.
la profundidad de una huella es otra cosa. es como dijiste. no hay que hablar mucho al respecto. abrazos.