martes, 20 de noviembre de 2007

El ying y el yang


Yin Yan Widescreen Wallpaper, originalmente cargada por Hellvis85.

Sus manos suaves se movían de un lado a otro, bailaban con el aire del lugar, danzaban al son del día. Miraba sonriente y su andar pausado provocaba un leve movimiento a su alrededor. Como la brisa suave, su presencia refrescaba, su voz acompañaba y sus gestos acariciaraban. Lenta en el andar, suave al caminar, simple al expresarse. Apenas un murmullo que dejaba traslucir la paz que de su interior rebalzaba. Sosiego en la desesperación, calma en la tempestad, risa en el llanto, cobijo en el desamparo, mirada materna en la orfandad. Así era ella...

Sus manos se movían cual espadas preparándose para atacar. Movimientos rígidos, duros, potentes. Un par de armas, dificiles de controlar. Era duro, tan fuerte como el acero. Su mirada provocaba bajar la vista y temer. Hozco, terco, gris, ni un haz de luz brillaba en sus ojos. Su paso era violento, sin respeto, sin cuidado, hasta con poca consideración. Doblegaba a quién frente a él se presentaba, su voz en el aire, era tormenta, que no podía pasar desapercibida porque alteraba el ambiente, los sentidos, la vida a su alrededor. Era inquietud, era energía, era ira sin control, era dolor para un llanto....

Tan distintos, como el negro y el blanco, como el agua y el aceite, como la luna y el sol, como el agua y el fuego, como la calma y la tempestad, como la luz y la oscuridad, como la vida y la muerte.. Totalmente contrarios. Pero marido y mujer.

Se amaron en la diferencia, se buscaron en el complemento, se quisieron en la propia necesidad. El con ella aprendió a acariciar, a amar, a besar suavemente, a tratar simplemente. Ella con él aprendió de autoridad, de firmeza en la decisión, y de camino seguro hacia el horizonte esperado, fue su refugio y su protección. Tan diferentes uno de otro, pero tan complementarios y tan necesarios.

Dos personas diferentes, quién los viera no lo creería. Fuera del contexto tradicional, fuera de lo común, fuera de la normalidad, pero dos vidas entrelazadas, conectadas, destinadas a estar juntas más allá de la eternidad. Aunque algunas diferencias molestan, se aprendieron a complementar. Juntos, tan distintos, intentan ser un UNO perfecto en la diversidad.

6 comentarios:

Karu dijo...

Y si, puede que seamos el agua y el aceite :s..
Pero juntos siempre..
Como la uña y la mugre,,je!, él la mugre =oP..
jajaj menti..
muy bueno lo que escribes Clau!
Ya te dije, haz un libro =)

Moony dijo...

Creo que cuando se ama de verdad, de esa manera profunda y sin egoísmo, hasta las diferencias se hacen uniones.
Y, dos, se hacen Uno.

Precioso texto, de verdad.

Un saludo.

raizen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
raizen dijo...

El yin y el yang significan la dualidad de todo lo existente en el Universo... Los opuestos se atraen... No son el uno sin el otro.
Hermoso post Claudia

Un abrazo para tí

muxica dijo...

Blanco y negro y los dos son colores de la vida. Lo perfecto no es lo que da la felicidad.
Precioso tu texto amiga.
Un fuerte abrazo

Maria Cristina dijo...

el amor nos hace aceptar las diferencias gran post que dice mucho cuando se quiere