miércoles, 26 de diciembre de 2007

Y pedí al cielo...

Esperanza

Téléchargé par Miguel & Vicky le 20 aoû 07 à 2:06 (PST).

spacer image

Y el momento llegó, pero nada de lo que pedí se realizó. Eso me dolió, me entristeció y pedí explicaciones que nunca me llegaron.


"Pedid y se os dará" nos dijiste... y nada pasó.


¿Por qué si le pedí con fe no me cumplió mi pedido? ¿Por qué me quitó la oportunidad de lograr algo que deseo y que se me haría bien? Y seguí pidiendo explicaciones... pero nadie me respondió, nadie bajó del cielo a tranquilizarme... y me enojé, hablé en tono alto, descreí de las promesas, hasta dudé de los milagros.

El tiempo me dio la respuesta que tanto esperaba. La vida es tan incierta, que aquello que pensé que era lo mejor para mi vida, resultó que con el tiempo sería lo peor... me resulta extraño cómo pueden cambiar las perspectivas de un momento a otro, de una situación a otra. Ahí entendí el por qué mi pedido no había sido cumplido.


No siempre lo que yo siento que es lo mejor para mi vida, es lo mejor para las personas que me rodean. No siempre lo que yo siento que es lo mejor para mi vida, me haría bien en el futuro.


Y en ésto, tengo que aceptar la sabiduría divina. No echar culpas, ni pedir explicaciones, porque Él jamás lo hace con mi vida y siempre tengo a mano el perdón divino. Aprendí que nada de lo que sucede, sucede por nada y que de todo, aunque parezca "inútil" puedo aprender y sacar lo bueno. Y que lo que es HOY es lo mejor para MAÑANA y que muchas cosas no dependen de Él, sino de mi y en mi está la voluntad de hacer o no hacer, de cumplir o no cumplir, de lograr o no lograr.


Me diste la libertad... tengo que aprender a usarla y hacerme responsable de ella.

5 comentarios:

Emmanuel Perèt dijo...

Muy lindo relato, me hace recordar a un cuento que leí y en breve te comento: Un hombre tenía un caballo y un día se le escapó, las personas le decían que mala suerte. Al otro día el caballo volvió con varios caballos salvajes al corral, la gente le decia que buena suerte. El hijo monto un caballo salvaje, se cayó y se quebró la pierna, las personas le decian que mala suerte. Al otro día pasó el ejercito buscando a todos los jovenes para llevarselos a la guerra pero como el hijo tenia la pierna quebrada no se lo llevaron, la gente dijo que buena suerte. Entonces el hombre se acercó a las personas y le dijo más o menos, con otras palabras lo que vos escribiste.
Buena Vida! Besos Navideños.

María Narro dijo...

es que, Clau, casi todo depende de ti, de tu empeño, constancia y voluntad.

Los deseos hay que trabajarlos, y no siempre se cumplen.

Besos.

nara dijo...

todo depende de nosotros de nuestra lucha y nuestro esfuerzo...!!

un beso, feliz año !!

Miguelo dijo...

si fuera tan facil como pedir. las cosas ya no sabrian igual.

besosss

Victoria dijo...

La suerte es una semilla que hay que cosechar. Existe pero que hay que regarla de vez en cuando.

No recuerdo quien lo dijo, pero tiene razón, muchos ya lo hemos comprobado.

"el universo siempre confabula a favor tuyo"

Por cierto, tienes un bonito blog. Gracias por inmortalizar nuestra foto.