martes, 30 de septiembre de 2008

Una flor sobre la mesa


Nothing else matters..., première mise en ligne par Che-burashka.


Una flor sobre la mesa es lo único que conservó. Hundida en el dolor del desamor, no encontraba explicación. Lloró, pensó, culpó, se resignó, intentó el perdón, se decepcionó, se frustró, volvió a resignarse, se fue olvidando de ese amor, lo fue ignorando, lo terminó odiando....


Fue un subir y bajar constante, del cielo al infierno, del infierno al purgatorio de sus culpas, al dominio de la nada misma. Lloró y rio su presencia y su ausencia al mismo tiempo. Contradictorio, tan difícil de entender, sin explicación, sin cuidado de su amor.


Sintió raro haber conocido personas, que significaron el cielo y hoy ni siquiera las considera como parte de la vida.


Sintió raro haber entregado su alma y hoy tenerla consigo mismo, como si nada hubiera pasado, "como" si no hubiera pasado, pero pasó.


Sonó raro negar con su mente esas presencias, darles la espalda, olvidar las promesas, olvidar las palabras, no recordar las voces, no soñar esos sueños.


Sonó raro, no porque sea rara, si no porque en los intrincados caminos que tiene la vida, se fue topando con gente a la que creyó única, inigualable, intransferible... y en un abrir y cerrar de ojos se volvieron figurita repetida, formaron parte de un arcón de recuerdos, quedaron en un rincón desolados, quedaron olvidados.


Una flor sobre la mesa es lo único que conservó, después de una taza de café, después de un encuentro no esperado, después de haber renunciado a tanto amor.


Hoy cierra los ojos y no hay presencias que confundan, solo una certeza: todo ya pasó, fue como si nada hubiera ocurrido, solo un mal sueño que dejó guardado en medio de un libro, que no volverá a leer.


Tantos meses para poder purificarse, tanto esfuerzo, tanta energía puesta en el bienestar propio, tantas buenas intenciones tienen siempre sus buenos frutos...


Una flor sobre la mesa es lo único que conservó. Sobre la mesa la dejó, se levantó, le dio la espalda y se marchó. Sobre la mesa se secó y el viento se la llevó...

Lo que el viento se llevó, ya no la puede dañar.


Lo que el viento se llevó, no intentará recuperar.

5 comentarios:

Lau (Alma...) dijo...

Qué buenoooo que está Clau, el efecto de las letras bailando alrededor de mi cursor!, Ah tmbn baila la dire de la pág, baila todo!

Al intentar olvidar se ataviesan varias etapas, me gusta esa última,la de no intentar recuperar,lo que ya se marchitó.
Mientras mueren muchas flores, por ahí andan creciendo otras , hay que animarse abrir las manos, para recibirlas.
Besotes
BUEN DÍA :):):)

Princesa Pachuqueña dijo...

hola es que en verdad cada vez que te leo me quedo sin palabra alguna y pensativa

Puckis dijo...

y es que así es vivir
amar, morir y volver a existir...

Maria Cristina dijo...

saludos Claudita

raizen dijo...

En los caminos nacen y mueren flores. Sobre la mesa casi siempre mueren y habrá nuevas, sólo si alguien las vuelve a colocar.

Saludos y un abrazo