sábado, 27 de septiembre de 2008

En apariencia: Vacía, pero siempre llenándome

Alineación al centro
bokeh, anyone?, première mise en ligne par jסּn allen.

Una vez más intentó volcar un poco de su contenido en el interior.

Una vez más creyó que dando un poco podría paliar el mal trago de un desamor. Pero su intento se frustró, tanto consumió que en el momento en más lo necesitó, ni una gota le quedó. Solo el aire y el vapor de su respiración, eran mudos testigos que a través de un vidrio mostraban su desilusión.

Recordó que entregó cada vez que tuvo oportunidad, cada vez que el corazón indicaba que había una necesidad. Recordó e hizo carne cada una de las situaciones que tuvo que afrontar. Tanto entregó, sin esperar devolución, que se terminó por vaciar. Pensó que era una situación irreversible, la de entregar, entregar y entregar y ver que con el tiempo, se vaciaba su interior.

Pero solo fue momentáneo, como un respiro necesario, el espacio necesario para volver a llenar de amor y sentimiento que brotaban del corazón. Tan rica en sensaciones, fructífera en emociones, que siguió rellenando ese espacio en su interior. Y cada vez que podía, volvía a usar sin pudor. Es amor, es sentimiento, es pasión lo que llenaba con su corazón. Aquellos que la rodeaban aprovechaban la situación y siempre pedían un poco más de atención.

De tanto dar, dar y dar, un día se vació; pero en el fondo de su corazón comenzaba a brotar nuevamente el amor y volvía a llenar todo su interior. Un ciclo vital que merece atención, que no debe tener fin ni sello de prescripción. Mientras dure la vida, mientras el corazón sienta, mientras se crea en el amor... siempre brotará, siempre renacerá...

3 comentarios:

raizen dijo...

El amor por lo que se hace nunca muere, se transforma, evoluciona aunque a veces "prescribe" nunca se apaga por completo.

Princesa Pachuqueña dijo...

hola, que hermoso post, pero espero que nunca dejes de escribir y te sientas vacia

MentesSueltas dijo...

Excelente, para releer. Claudia, siempre un gusto pasar por tu espacio.

Te abrazo.
MentesSueltas