viernes, 19 de septiembre de 2008

Recuerdos de infancia...


Falling in Love with Love, première mise en ligne par CiaoChessa.

Todavía recuerdo que cuando era pequeña me gustaba armar parejas entre la gente que conocía. No se si porque no me animaba a ser la protagonista de esas historias es que buscaba a otros para vivirlas. A veces esas personas formaban una pareja en realidad, y me gustaba verlos juntos y seguir imaginándome en mi cabeza de niña soñadora, su vida fuera de mi vista. Era muy novelera: creaba situaciones, inventaba problemas y todas las noches me recostaba en mi cama a "ver" mi telenovela diaria con protagonistas reales.

Me da escalofríos recordar como lloraba cuando esas parejas en realidad ya no existían más. Mi dolor era grande, mi dolor era de pérdida. Era raro... yo lloraba por la pérdida de ese amor, cuando ese amor no me pertenecía. Solo el sueño que yo puse en ellos... era el que se desvanecía.

No se en qué momento de mi vida esos sueños terminaron. No se el motivo. Supongo que fue cuando dejé de ser una niña y aprendí a distinguir entre realidad y fantasía, y esa diferencia se hizo demasiado grande.

Quisiera poder seguir soñando, no dejar mi corazón de niña, ni mi ingenuidad en algunos temas...

Mirar la infancia de vez en cuando, no está nada mal.

5 comentarios:

Lau (Alma...) dijo...

Clau, me re gustó tu post.Eras creativa desde pequeña, con razón hoy por hoy, no te cuesta escribir!

Esos sueños , esas situaciones que uno crea,no siempre tienen que ver con el amor, pueden ser anhelos,o fantasías o simplemente ocurrencias divertidas.A mí me gusta soñar de vez en cuando, en letras,o en la ducha, o durante un viaje...es entretenido, y nadie te lo puede impedir!(Eso sí, hay sueños que se merecen ser concretados).
Nunca dejes de soñar Clau ;Si sentís que te hace bien,no hay edad para eso.
Un abraaaaazo.
Lau:)

Princesa Pachuqueña dijo...

hola, hay que hermoso pensabas de niña, espero que nunca dejes de pensar tan hermoso


saludos

Alicia dijo...

Hola Claudia:
Tu post me llegó y trajo este recuerdo. Compartía la habitación con una de mis hermanas 5 años mayor y se quejaba de mí: que parecía una radio. Antes de dormir contaba en voz baja(no tanto) mis propias historias inventadas...y no la dejaba dormir! Casi siempre eran historias de cariño, de amigos, de amor...
Llegué desde lo de Analía amiga de vida y de ciudad.Alma salesiana la mía y...no conozco tu provincia pero ya la quiero.
Hasta pronto!

Pedro dijo...

Creo que tienes razón cuando dices que dejaste de soñar cuando dejaste de ser una niña y aprendiste a distinguir entre la realidad y la fantasía.

Lo cierto es que también es un poco triste pensar así. Ójala pudiéramos soñar con esa intensidad toda la vida.

Saludos.

Yadis Q dijo...

De niña yo era demasiado fantasiosa, me gustaba la música clásica, tenia un disco, el doundtrack The Piano, y con cada melodía me gustaba inventarme en realidades paralelas a la mía en la que era protagonista, historias de amor y aventura, siempre como una pequeña niña que vivia en dolor y encontraba al final la felicidad perdida...