martes, 19 de febrero de 2008

La dignidad del paso del tiempo....

Abuela y nieta / Grandma and Granddaughter

Téléchargé par Ádal le 13 avr 07 à 2:10 (PST).

Cada hoja del almanaque iba cayendo a sus pies. Los días fueron pasando delante de sus ojos, sin poder siquiera tomarlos entre sus dedos y aferrarlos a su cuerpo.


Esos días fueron pesados, la aplastaron sin piedad. Su rostro reflejaba el paso de ese vendabal. Cansancio, hastío, depresión era lo que le devolvía el espejo. Una mirada perdida, una mujer que desaprovechaba los instantes que pasaban.


Se sentía maniatada, impedida de pensar. Es que el saberse vulnerable y presa de la edad, no habían sido su idea de vivir mejor su soledad. En la esquina de su vida, ella miraba hacia atrás un pasado que ya no podría alcanzar.


Vale la pena seguir mirando hacia atrás? o es mejor seguir caminando, con la esperanza de que un paraíso nos esperará?


De las respuestas depende cómo queremos vivir, de ahí se desprende el tipo de mujer que puedo contener.


Una mujer caminando al futuro, sin olvidar todo lo que ha pasado, es una mujer sabia, fuerte y preparada para afrontar el duro camino que le queda por vivir.


Ni olvidar el pasado, ni desterrarlo, ni destruirlo; recordarlo, hacerlo parte del camino, pero no deternos por él. Ser consciente de los años, pero no ser esclavo de sus daños.


Llevar los años, como una mujer se merece, sabiéndose inteligente, con experiencia y digna de atención. Si brillos blancos pueblan tu pelo, solo piensa que es la experiencia que la vida te ha dado, solo sueña en que esos brillos iluminen otras vidas que recién van comenzando.

5 comentarios:

Catalina Zentner dijo...

¡Buenísimo! Saber llevar los años dignamente, pues cada cna y cada arruga provienen de haber vivido...
Un abrazo,
Memorial de Silencios
Cofre de Haikú
De Ausencias y Soledad

Puckis dijo...

si pase como dijiste
felicidades por este año
lleno de letras!

nose aquien le hayas
escrito este post
y no se bien si sentirme
identificada
pues apenas tengo 19 años...
pero que lindo!

Emmanuel Perèt dijo...

"solo sueña en que esos brillos iluminen otras vidas que recién van comenzando." Esa frase me remitió a un hecho al que asisto habitualmente, cuando a diario voy a fotografiar a los bebés recien nacidos y un grupo de mujeres generalmente grandes y con brillos en sus cabellos enseñan a las "pequeñas" madres a amantar a sus hijos y otras artes de la maternidad... Es una buena imagén. Mis saludos y Cariños!

Princesa encantada dijo...

hola aunque pasen años y años nunca hay que dejar a un lado la dignidad, siempre hay que llevarla con nosotras mismas

Karu dijo...

Clauuuu!!

Es verdad que no hay que tener miedo a los años..
Ahh pero como cuesta!! jaja..
Igual, no pasa nada, no se siente la edad cuando cada día has hecho lo que has querido y aprovechado cada instante..
Y bueno, cuando esos brillitos especiales aparezcan sobre nuestra cabeza.. ya está la solucín! jaja..

bsotes nena!
tqm!