martes, 26 de febrero de 2008

Conectados...


To ligado..., première mise en ligne par Wendell Favacho.

El mundo no es un jardín de rosas, lo se, lo comprobé y no dejo de repetirlo. No todas las personas sienten de la misma forma ni con la misma intensidad. No todos pueden agradecer a la vida lo que Dios les ha dado, ni disfrutar de lo poco o mucho que tienen. ¿Qué les pasa a esas personas? ¿Por qué no disfrutar de cada momento de sus vidas? ¿Qué ganan con vivir continuamente quejandose de lo que no tuvieron, de lo que no hicieron, de lo que no sintieron o de la culpa que tienen los demás y que ellos no pueden solucionar?


Ellos van por el mundo "sobreviviendo" a un mundo que les muestra su peor cara, un mundo que les resulta repelente y muchas veces sienten la necesidad de defenderse de todo esto que los rodea. Entonces van caminando, como guerrilleros del mundo con sus armas a cuestas, con la defensa en la boca, con la mano empuñada y con el paso vigilante. La vida les pesa, la vida es un castigo. Los pesos y los castigos no se disfrutan, suelen hacernos daño y por añadidura, suelen dañar a los que nos rodean.


Son esas personas que no tienen plurito en atacar, aún a un ser querido, aun a quién les ha dado la vida, aún a un ser humano. ¿No tienen sangre en sus venas? ¿Cómo puede ser que no tengan remordimientos cuando hacen daño a la persona que más los quiere y se supone que ellos quieren, como se puede dañar a alguien que tiene vida? ¿Cómo se puede decir que se ama mucho, y sin embargo dañar a tal punto de matar en vida a las personas que nos rodean y que tanto harían por nosotros?


Muchos interrogantes, pocas respuestas. Preguntas insolentes, respuestas mezquinas.


Esa clase de acción que se comete contra la gente, me duele. Contra la gente o contra cualquier ser viviente. Es el dolor que se me hace carne, cuando veo los ojos del un niño sufriendo, una mirada triste, un gesto de dolor. Es el dolor que se apodera de mi alma, porque me pongo en el lugar del sufriente y aunque mis heridas no tienen sangre, ni mis manos se encuentran atadas, ni mis ojos están bañados en lágrimas, y no tengo motivos certeros más que mi propia identificación; el pecho se me aprieta, me duele, lo sufro, como si el que sufre fuera parte de mi vida, como si por mis venas corriera su sangre, como si sus impulsos me obligaran a moverme. No hay cables, no hay lazos, no hay nada que aparentemente nos una, pero admirablemente nuestra conexión puede llegar a ser casi familiar. Ponerme en el lugar del otro, muchas veces me ayudó a acompañar en el llanto al amigo, a sufrir en silencio compartido la perdida de un ser querido, a entender tus broncas y tu importencia, me dio respuestas que no me podías dar con tus palabras, pero con solo mirarte a los ojos pude entender tantas cosas. Fue la puerta que abrió tu alma y me permitió conocerte, fue la puerta que abrió mi alma, por eso dejé que te acercaras a mi.


Milagrosa es la conexión con las personas con las que suelo percibir ese pequeño hálito de dolor en sus vidas. Cómo entiendo tu dolor! Como me duele tu desilusión!


Déjame acompañarte en el camino, si quieres esta noche me quedo contigo. Tu dolor alguna vez fue mi dolor, tu alegría alguna vez fue la mia, tus tristezas también alguna vez fueron igual a las mías. Por eso digo, se de lo que hablo... dejame acompañarte.


Si estamos en la tierra para cumplir una misión, creo que la mía es acompañar, es aconsejar... aunque sienta que mis palabras sobran o faltan, según la situación, aunque me sienta una "metida" en territorio que no me pertenece, aunque no me llamen, siempre estoy Ahí, donde más lo necesiten... aunque no me lo pidan.


8 comentarios:

Jesús Mtz dijo...

ammm q buen blog tienes...
en hora buena mil felicidades !!!
me despido de ti con un cordial saludo...

Zegim dijo...

Jung decía que todos los humanos estamos conectados.

Creo que en cierto modo, es cierto, aunque esa conexión es a veces demasiado tenue cómo para percibirla.

Cuando la percibimos, eh, todo cambia.

Nerim dijo...

Mi querida Claudia, estoy de acuerdo contigo al 100%.
Una cosa si que es segura, que tus palabras nunca sobran, y aunque no comente mucho en tus posts que sepas que siempre, siempre te leo porque me parece hermosos todo lo que escribes.

Un fuerte abrazo

Catalina Zentner dijo...

La vida no es un jardín, pero lo que hagamos en ella la puede hacer florecer mágicamente.
Me ha gustado leerte, como siempre.
Catalina

muxica dijo...

La vida es lo que nosotros hacemos con ella.
Precioso tu post.
Mil abrazos

Princesa encantada dijo...

hola la vida nosotros mismos la hacemos ya sea postivo o negativo

saludos y buenisimo post

Gigita dijo...

precioso Clau, está más que bueno a veces el papel de consejera, aunque muchas otras cuando necesitamos un consejo cuesta que nos escuchen.
me encantó.....
saludos cordiales,
Gigita

ALMA (Luna y Ema los amo) dijo...

Como siempre ,me encanta la claridad de tus ideas, clau !!!

cada frase q escribis sería para comentar, pero bueh, sólo tengo q elegir algunas ideas sueltas porq vaya a saber cuando terminaría,jeje ...

Pienso q el q desprecia la vida, lo hace porq sufre, porq no tiene fuerzas :tal vez sea víctima de la vida q le han hecho llevar y la repite como un círculo vicioso , o tal vez sea víctima de su propia debilidad.Cada uno vive su vida como puede.Estas personas suelen atentar contra sí mismas (lógico q tmn perjudican a su entorno), y al ver todo negro constantemente, suelen caer en depresiones.A estas personas puedo comprenderlas, pero al q se la pasa lastimando gravemente y hace de esta situación su forma de vida,me cuesta aceptarlo, por más q lógicamente tmbn sufra. (sip, Freud me adora)

A mi me cuesta tener una sola visión de las cosas, incluso de la vida misma , lamentablemente no soy capaz de disfrutar de cada momento ,porq hay momentos dolorosos... por ej, suelo ponerme muy mal ante una injusticia , ante el dolor ajeno (como bien vos decis)o ante la impotencia q me provocan ciertas situaciones , y a veces es difícil de sobrellevarlo con optimismo, pero sí valoro todo lo bueno q tengo!! , q son un montón de cosas, y no hablo de lo material, porq poco me importa, sino de toda la gente bonita q me rodea...

Muy lindo lo q escribiste al final, sos muy generosa, Clau!
besitos, Lau :)