viernes, 15 de agosto de 2008

Aferrada a la vida

Me aferro a la belleza de la vida con todas mis fuerzas, sin mirar, sin escuchar más allá de lo que mis sentidos me pueden mostrar.


Me da miedo escuchar más allá, me dan miedo los gestos de dolor, las palabras de imptencia, la frustración que marca algunos rostros, los brazos caídos de tanta derrota, de tanto luchar... me dan miedo, porque no se si podré avanzar y ayudar.
Sin embargo, la vida me ofrece luces y colores, sueños y estrellas que debo proteger, que debo ofrecer.


La vida está llena de oscuros y claros, de superficialidades y profundidades, de sueños y pesadillas, de blanco y de negro, de luz y osocuridad, de vida y de muerte, de bondad y de maldad.... La vida tiene ambas vidas dentro de si y tengo que aprender a aceptarlas. Si no las aceptara, no viviría realmente la vida. Se que me cuesta aceptar, pero como primer paso no debo negar, debo dar siempre una oportunidad, aunque sea a esas facetas de la vida que no parecen tan buenas.


Aferrada con todas mis fuerzas a la belleza de la vida, debo absorber la energía viva que me brinda. Ese será mi escudo, ese será mi antídoto ante lo que hoy no puedo aceptar. Las dos caras de la vida están, no las puedo negar... solo que necesito armarme para poder soportar tanta necedad.


Desde la punta de mis pies, hasta la punta de mis cabellos absorbo cada gota de energía que se pone a mi disposición, y recorre cada rincón de mi cuerpo y renueva cada célula que cruza.


Me aferro con todas mis fuerzas a todo lo bello, a todo lo bueno...

2 comentarios:

Princesa Pachuqueña dijo...

hola, me encantan tus post porque siempre tienen un consejo para seguir adelante, doy gracias a dios por haber llegado a conocerte

Maria Cristina dijo...

exacto la vida es un ratico donde hay que sacarle el jugo y mriarla y a pesar de todos los momentos malos y grises sigue siendo bella, buen fin de semana