miércoles, 9 de enero de 2008

Un hombre de Dios


Crucifijo ... con la ayuda de Emmanuel

El nació pobre, en una tierra rica. Lleno de necesidades que no se podían satisfacer. Su vida siempre fue necesitar todo y tener poco. Así se fue templando, se fue formando. Fue cuidadoso con el poco dinero que ganaba, no malversaba, ni siquiera pensaba en hacer regalos vanos. Aprendió a administrarse de la mejor manera posible. Con ganas de todo, pero sin nada.


Su relación con Dios era la mejor, siempre fue un tipo creyente y esperanzado. Sabía que la vida, tarde o temprano le iba a dar aquello que tanto se merecía y para ello se preparaba. La fe siempre fue su escape y su salvación.


El que hablaba con él daba cuenta de sus claras ideas, el que lo conocía un poco mejor, daba cuenta de sus muchas dudas.


Pero la vida le enseñó a que no podía dar vuelta la cara a las oportunidades que se le brindaban y que si necesitaba crecer tenía que enfrentar día a día lo que la vida le daba. Bueno o malo era parte de su camino, era parte de su elección.


Un día la vida le puso una encrucijada, decidir si su vida la dedicaba al cielo o la dedicaba a ser uno más en la tierra. Y sus convicciones fuertes hicieron que decidiera: se dedicaría al cielo, por sus hermanos en la tierra. Solo por ellos, porque lo necesitaban, porque su alma especial le pedía esa dedicación. Una vida al servicio de los demás. Lo venía practicando con sus cercanos, ahora tendría un "pueblo" a quién dedicarse y por ellos sobrevivir.


Como padre amante de sus hijos; como pastor, cuidadoso de su rebaño, estaba destinado a ser el sostén de una gran familia.


No es fácil entenderlo, muchos dirán qué es un loco, otros un soñador. Para mi es un valiente, un hombre que decidió que su vida ya no era solamente propia, sino que pertenecía a los demás. Un hombre de convicciones, un hombre de fe, uno de pocos. El decidió que su vida sería así, que esta era la mejor manera de ofrecerse a Él por todos los demás.


Nadie lo puede juzgar, nadie lo podría criticar, todo esto es su voluntad. Él no obliga a nadie, ni intenta convencer a nadie... simplemente muestra que este es su camino, es lo que el eligió, totalmente convencido de su Verdad.



"Eres el por qué de mis decisiones,
eres el tema de mi soñar,
eres la razón de mi existencia,
eres a quien sólo puedo amar." (Autor desconocido)

6 comentarios:

Emmanuel Perèt dijo...

Que placer y gratificante es dar la vida por el prójimo, lástima que hay algunos prójimos que... bueno, te voy a confesar algo que me esta ocurriendo, me gustó mucho este post y más por tratarse de una historia con los ingredientes necesarios de realidad, y lo que me ocurre es que...las decisiones, aun aquellas que estamos obligados a tomar son grandiosas, demuestran el libre albedrio que nos caracteriza... ah, si, lo que me ocurre que te quería contar es...la variedad de interpretación frente a un texto es increible, no sos ambigua pero mi mente lamentablemente si... y lo que me pasa creo que empieza con am... si con amn... nose.

raizen dijo...

Es el valor de la fé en sí mismo, en lo que El creía...
Precioso post Clau, con mucha finura literaria...

Un abrazo con cariño

Chain!!! :)

azpeitia dijo...

Decides lo que sueñas...me gusta lo que dices....azpeitia

Princesa encantada Belinda dijo...

hola, es una historia hermosa

saludos

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Gracias a todos por comentar en este post. Es homenaje a una persona que ha tomado un decisión importante en su vida, en homenaje a él.
Es un tema de decisiones firmes, es un tema de fe, es un tema de amor al prójimo, es un tema de sueños de un mundo mejor... es todo lo que han dicho...
Un beso

claudia

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Raizaaaa ... Chai!!!!! Besos