martes, 15 de enero de 2008

Por ellas me reconocerán....

Textura campanense

Téléchargé par fg.vilar le 5 avr 07 à 3:56 (PST).

Las tengo de todos los tamaños y de todas las profundidades. Algunas ya son parte del tiempo, y tienden a confundirse con el color de mi piel, otras son tan frescas que se ven a la distancia y el rojo de su aspecto no deja desprevenido a nadie.


Las que están más frescas, son las que vemos mejor. Son las que molestamos más, las recorremos, vamos escarbando, removiendo las costras que van quedando del dolor y así las hacemos sangrar nuevamente. Y vuelven a intentar cicatrizar y la nostalgia y los recuerdos se ponen nuevamente a jugar con ellas, hasta que el tiempo se entromete y las va dejando de lado. Ahí van intentando cicatrizar nuevamente....


En mis piernas, en mis brazos, en mi rostro, en mi corazón, en todas partes se encuentran las marcas de mi vida. De todos los colores, en todas partes y en todas las orientaciones.


Mis brazos se encuentran marcados, rasguñados por la fuerza que han hecho para aferrarse a otras personas. Pero me han sacado, casi a la fuerza, me han sujeto de ellos casi con violencia y hoy llevo conmigo las marcas del dolor y el morado del corazón. No deseo volver a sufrir ese dolor, es por ello que recuerdo casi con miedo, que no debo aferrarme a nadie ni a nada. Que no es sano para mi.


Mis piernas se encuentran marcadas por el largo caminar, mis pies heridos por el andar, por el caminar por sendas que no me correspondían, por desandar caminos tratando de encontrar el rumbo que me correspondía. Por caminar, por andar, por recorrer aquello que creí necesario para ser feliz, aquello que me permitieron conocer para probar la tan ansiada felicidad.


Mi corazón siempre fue el más vulnerable, siempre resultó ser el más herido. Lleva las marcas de las pérdidas de las personas amadas, de los olvidos, del desconocimiento, de las traiciones, de las mentiras, de las faltas de respeto, de los retos, de los reclamos... En realidad a él todo lo afecta, a él todo lo marca...

Mi cabeza, juega junto a mi corazón y creo que también debe tener sus heridas, porque la inseguridad me invade, las dudas me carcomen, los recuerdos me pinchan, los pensamientos me atormentan y estoy herida, al punto de llorar lágrimas de amor y de dolor; y soy consciente del dolor y de mis errores.


Nuestras cicatrices son como huellas dactilares, todos las tenemos pero cada uno de nosotros las tiene de diferente forma. Formas que son únicas y que no se repiten de persona en persona. Nuestras cicatrices son irrepetibles y nos hacen únicos.


Si llegara el día de mi muerte y Dios me recibiera ... seguro que me diría: muéstrame tu corazón para saber realmente quién eres, para llamarte por tu nombre y como dicen las escrituras: para saber realmente cuánto has amado.. . Y ahí estaremos... con el corazón en la mano... con todas nuestras huellas personales...

9 comentarios:

raizen dijo...

Dicen que las cicatrices son las medallas que lucimos con el orgullo de haber vivido intensamente :)
Precioso escrito Clau

Un abrazo con cariño

Emmanuel Perèt dijo...

Creo que las cicatrices del alma son las únicas que no se conforman con dejar marcas en uno, sino que también duelen en cuerpos ajenos. Hoy es la primera vez que trate de escribir algo en serio, y sin embargo creo que me estoy equivocando. Abrazos inseguros.

Gigita dijo...

hola claudia, leyendo estas lineas me hiciste acordar de un pensamiento que se cruzó la otra vez por mi mente; que sería de nosotros si nuestro cuerpo no mostrara el paso del tiempo?. no seriamos nada. cada arruga, cada marca muestra una parte de nosotros que solo se la conoce cuando uno esta en contacto todo el tiempo consigo mismo y es tan importante distinguirlas y apreciarlas porque son los rasgos que nos convierten en individuos y nos diferencian para que luego de mcuho tiempo recordemos el pasado y entendamos que la vida deja marcas como señales de lo vivido.
un beso grande
gigita

Zegim dijo...

Lo has dicho muy acertadamente. Son como huellas digitales, cada quien tiene marcas muy diferentes a las demás personas.

WILHEMINA QUEEN dijo...

Cada cual con sus marcas, en el corazón y en el alma, como en la piel el paso del tiempo. Indelebles, permanentes, no hay forma de borrarlas, minimizarlas o esconderlas: SE VEN EN LA MIRADA

un abrazo Claudia!

Alma dijo...

Muy intensas tus palabras, Claudy,el paso del tiempo hace que muchas de esas marcas desaparezcan o disminuyan su tamaño.Dejemos a la herida sanar!....a veces pica, pero hay q aguantárselas y no rascarse, porq nos volveríamos a lastimar.
Besotessssssss, lau :)

cielo azul dijo...

La espina siempre dejara huellas en el corazon y aunq cierre la herida qdara la cicatriz...

Bello texto

Abrazos desde mi cielo!

Maria Cristina dijo...

Las cicatrizes son las huellas que nos demuestran que tanto hemos vivido, hemos lloraod, luchado, triunfado,me encanto tu escrito y es un palcer enorme estar aqui de vuelta y perdon por la espera, muchos abrazos

Patrulich dijo...

Claudia: Te leo con mucho placer, y te agradezco que compartas el tesoro de tu corazón con nosotros.

Un abrazo,