lunes, 14 de enero de 2008

Amar, querer y necesitar

Tórtolas

Téléchargé par Jorge Fernández . le 15 déc 07 à 2:50 (PST).

spacer image

Las personas recorremos nuestra vida buscando cumplir nuestros mayores objetivos de vida. Algunos priorizamos la vida laboral, otros la vida personal y otros simplemente buscamos ser felices de cualquier modo, tratando de hacer lo que creemos mejor para nuestras vidas.


Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos sentido la necesidad de estar acompañados: unos por prioridad personal, otros simplemente por necesidad, otros por cumplir un mandato social, algunos para continuar la línea familiar o simplemente para no estar solos ....


Con esa necesidad nos hemos encontrado todos, algunos como prioridad y otros como una necesidad de segundo plano. Hay quiénes, carentes de afectos buscan continuamente aferrarse a un alma para no sentirse solos, para sentirse parte de una vida. Algunos en el nombre del AMOR y otros en el nombre de la necesidad de ser amados.


Acercarse a alguien para ser amados, no es AMOR. Buscar a alguien para compartir la vida para no estar solos, no es AMOR. Buscar a alguien simplemente para ser el padre de tus hijos o para casarse y no ser la "solterona" del barrio, no es AMOR.


Muchos en el nombre de satisfacer una necesidad vital, visten de amor su búsqueda. La satisfacción de la necesidad es más fuerte que el amor mismo. Transforman a las personas en un recurso.


Como todas las necesidades tienen un tiempo perenne de satisfacción, y vuelven nuevamente a reclamar en mayor medida del recurso que obtuvieron. Así exigen del "recurso" más aún, y muchas veces ese recurso se transforma insuficiente. Buscar compañía por soledad, por necesidad, tarde o temprano termina dejándonos insatisfechos e infelices. Terminamos hiriendo al objeto de nuestra necesidad y debemos buscar en otras cosas u otras personas esa satisfacción. Amar por necesidad, no es AMAR, es simplemente necesitar de alguien o que ese alguien haga algo por nosotros.


Necesitar no implica que AMAMOS a quién necesitamos y AMAR implica que inexorablemente voy a necesitar de la persona que amo. En uno primero está el AMOR, en el otro primero está la NECESIDAD DE SER AMADOS. Ahí tendemos a confundirnos.


Se suelen confundir los términos amar, querer y necesitar. Muchos ponen todo en la bolsa del AMOR y confunden significados. En el nombre del AMOR, solemos equivocarnos y en la equivocación, lastimamos o nos lastimamos.

7 comentarios:

Alma dijo...

ayyy, clau, q claridad para explicar la diferencia !!Una vez leí q el alma gemela aparace cuando ya no se necesitan muletas, cuando se aprendió a volar, de esta forma se llega a la cima del encuentro....
Q difícil!!!, yo tengo la necesidad de ser amada, y me vuelvo dependiente de ese amor, soy una persona dependiente en general...quizás no he volado lo suficiente alto, de todas formas, ya tengo a mi media naranja, jejjej

mariadle dijo...

sin duda alguna tendemos a confundir los significados, pero más confundidos estamos cuando creemos amar a alguien cuando nisiquiera somos capaces de amarnos a nosotros mismos, cómo podemos amar si ni siquiera tenemos idea de qué es el amor, ¿se puede da a otro algo que ni siquiera tenemos para uno mismo?

Besos Clau!

María Narro dijo...

El concepto de amor es demasiado amplio y particular, pero en una cosa llevas razón cuando se Ama no se espera nada a cambio.

Se Ama porque sí, sin razón, porque sale de dentro.

Muchos besos.

muxica dijo...

El amor inteligente, capaz de integrar en mismo concepto varias esferas psicológicas:
Los sentimientos y las razones. Amores ciegos cuando llegan y demasiado lucidos cuando se van.
Hay muchas clases de amores, pero todos hilvanados por el mismo hilo conductor.
(Enrique Rojas)

Un abrazo amiga, te leo con mucho gusto.

Patrulich dijo...

Tus palabras me resultan sabias... me alegro de haberte encontrado en este cyberespacio.
Recuerdo esta frase "si lo amas de verdad, déjalo volar", lo cual es lo contrario al amor posesivo...

Te acompaño en tu pensamiento, Claudia.
Un abrazo...

Emmanuel Perèt dijo...

Yo crei ser el único y no era ni siquiera uno de ellos.

Zegim dijo...

En la preparatoria teníamos una escala muy curiosa.
Una persona:
- Te gusta.
- La quieres.
- La amas.

De primera vista, parecen lo mismo, pero no lo son.

Además, ¿qué no José José tiene una canción muy buena al respecto? "Todos sabemos querer, pero no todos sabemos amar", dice, si mis recuerdos siguen siendo buenos.