jueves, 3 de julio de 2008

Decir adiós....


T'es beau -Téléchargé par tiavir le 26 jun 08 à 10:40 (PDT).




Decir adiós no siempre es malo.


Decir adiós puede significar liberarse de una carga, sacarse un peso de encima, dejar en el olvido un problema.


Decir adiós puede significar cerrar una puerta, seguir caminando y no mirar hacia atrás.


Decir adiós puede significar desgarrar un poco el alma, para quedarse desnudos y volverse a cubrirnos con otros cariños, con otras personas que nos acompañarán.


Decir adiós puede ser sacar del corazón una vida, dejarla libre y liviana para que vuele en el aire hacia el nunca más.


Decir adiós, para algunos es una tristeza, para otros una alegría, para pocos una oportunidad.


Decir adiós puede significar despedirnos en la puerta de la vida, desearte buena suerte, darte un abrazo y saber que jamás volverás.


Decir adiós, es una decisión de vida, es aceptar que hay hechos o personas que ya no nos llenan y que jamás volverán a construir vida en nuestra felicidad.


Decir adiós, es darle la oportunidad a otros, de ocupar nuestro lugar; de sentarse en nuestra mesa y compartir lo que tanto nos animó y nos ayudó.


Decir adiós, significa que por una vez en mi vida, decidí por mi, por mi tranquilidad, por mi felicidad.


Decir adiós, hoy es mi oportunidad.


Vengo de despedida en despedida. Veo caras felices, caras aliviadas, caras sorprendidas, caras tristes, caras suplicantes, de todo he visto estos días de despedida en la escuela. Hasta comprendí que para algunas personas solo significamos una oportunidad de tener más horas y más dinero en el bolsillo y nada más. Pero también estoy aprendiendo que mucha gente quiere en serio, siente en serio y aunque no nos diga mucho, nos aprecia.


Lo bueno de despedirse es que comienzan a reconocer todo lo que uno ha hecho en años y que por no tener necesidad nunca se supo decir, nunca se pudo decir. No es que se necesite reconocimiento, pero al menos tengo la sensación de que nada fue en vano y que todo ha tenido un por qué, una razón


Decir adiós, se transformó en mi liberación y en un problema para los demás. Pero mis alumnos han respondido de la mejor manera, se han portado como jamás pensé que lo harían.


Estoy cerrando una etapa, cerrando una puerta. En compañía de los que quiero, voy dejando una etapa atrás.

Desde la puerta me despido, les levanto las manos, les sonrío y les digo: "fui feliz con ustedes, hoy quiero buscar otro poco más de felicidad y no me quiero conformar.


4 comentarios:

raizen dijo...

Siempre hay despedidas, regresos y despedidas de nuevo. Son ciclos inevitables de la vida.
Lindo post

Un abrazo con cariño

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Si, un ciclo se cierra y es lo importante. Hay pérdidas como en todo ciclo, pero todo reditúa en el futuro. Hoy decir adiós significa que una nueva historia comienza y que un nuevo sol vuelve a brillar.

Besos raiza, gracias por venir!

Claudia

Lau (Alma...) dijo...

Clauuu,cierto q faltaba poquito para el cambio!Desde la distancia te deseo muchísima suerte, y ojalá q disfrutes de esta nueva etapa...
Me encantó tu reflexión,está muy buena.
Besos grandes,cuidate,te quiero!!Lau... con gripe :(

"Cuando mi boca calle, mi corazón hablará" dijo...

Si... falta poquito, pero primero se vienen las vacaciones de invierno! después veremos :p.
Gracias por venir aunque estés enfermita! Curate así no me contagiáS!

bESOS

cLAU!!!