jueves, 29 de enero de 2009

Esperanza que sostiene una Vida.


luz naranja, première mise en ligne par juanita.naranjada.



Una sonrisa salió de mis labios. Con sentirla, iluminó mi rostro y mi vida. Es que un sueño dio vuelta a la esquina y se paró ante mi. Sueño provocador, insinuador, misterioso, que llenó toda mi expectativa. Supuse que mi búsqueda había finalizado, porque lo que tanto había añorado, ahora estaba presente. Quise creer que se quedaría conmigo. Era el sueño buscado, era el más esperado. Cuando menos lo esperé y sin darme cuenta, volvió tras sus pasos, dio vuelta a la esquina y desapareció de mi vista. Mis ojos enloquecieron tratando de reencontrarlo, pero se perdió entre las sombras, sin dejar rastro alguno. Busqué en todas partes, busqué entre la gente, entre aquellas sombras que eran mi parte vital, pero ya no estaba allí. Mi vida se inundó con interrogantes incontestables. Siguió esquivándome, siguió escapándose. Yo amanecía con la certeza de que cada día, iba acompañándome, iba custodiándose, pero no estaba allí.

Con los ojos entrecerrados, con la vista adelante, una pizca de frustración se pintó en mis labios. Enlentecí mi camino, le quité fuerzas a mi vida, dejé de esperar su regreso y me entregué a la tristeza.

El sueño dijo ADIOS pero yo no me permitía el OLVIDO. Siempre presente, siempre recurrente, siempre en mi mente.

Dicen que las sombras con el tiempo se disipan, que tan solo un pequeño rayo de luz que atraviese esa espesura, provocará cambio, renacerá una esperanza, el día se aclarará y el aire se enriquecerá. Nuevos aires llenarán mis pulmones, nuevos sueños aparecerán frente mío. Es que el ADIOS no fue OLVIDO, se convirtió en RECUERDO y el recuerdo seguirá dentro mío. Es que ese ADIOS trajo una ESPERANZA y en la ESPERANZA renació una vida, en la ESPERANZA, volví a vivir mi Vida.

Siempre debemos tener una ESPERANZA al final del camino, una ESPERANZA que nos guia y que nos mantiene en movimento. Esa ESPERANZA puede ser REALIDAD, es cuestión de Voluntad.

2 comentarios:

Maria Cristina dijo...

hola claudita tanto tiempo sin venir por aqui, es cierto la esperanza es lo unico que no se debe perder

Puckis dijo...

ý esque vengo para aca
y parece que lee una canción y me emociono